Hoy cumplo 47 años, ¡qué bonito poder celebrarlos!

Cierro los ojos, respiro y pienso en todas las personas que no han llegado a vivirlos, a sentirlos, a disfrutarlos.

Y vuelvo a respirar, y doy las gracias por poder estar ahora mismo escribiendo estas líneas, y lo hago consciente y entera, y dedico estas palabras a esas almas bonitas que se fueron antes de tiempo y que quizás volaron antes de cumplir sus sueños.

Siempre me ha parecido una falta de respeto quejarse por cumplir años, lo veo inútil y sin ningún sentido. Puro ego y cero empatía. Miedo a la vejez, a la enfermedad, a la muerte y por lo tanto resistencia a la realidad, a la sabiduría, a la vida.

Cumplir años es lo mejor que nos puede pasar si somos conscientes, porque si existe una verdad absoluta es que todos vamos a morir, o por lo menos a abandonar este cuerpo físico que habitamos en este planeta llamado tierra. ¡Qué misteriosa es la vida!

Y vuelvo a respirar, y observo las estrellas brillar a millones de años luz, y recuerdo a los que ya no están, y les sonrío a ellos, al universo y a la vida.

Y abrazo el misterio de nuestra existencia, y celebro mis años vividos, superados y disfrutados, y en este instante conecto con mis sueños cumplidos y con esta cita de Antonio Machado:

“Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar” 

Pues inspirada en esta frase y en todas las almas bellas del universo voy a seguir cumpliendo años y sueños, eso sí, bien despierta, consciente y entera, para hacerlo desde la realidad, la sabiduría y la alegría.

Con amor 

Gemma