Mujer inquieta, recuerdo perfectamente cuando se inició el estado de alarma y el confinamiento en España. Fue el 14 de marzo. Ya han pasado 6 meses y me pregunto cómo te sientes ahora en esta nueva (a)normalidad. ¿Recuerdas el post que escribí durante el confinamiento con algunas de vuestras inspiraciones? Si acabas de aterrizar por aquí o te quedaste sin leerlo, puedes hacerlo ahora en este enlace >>40 Mujeres nos inspiran durante este confinamiento<<

Las secuelas económicas y psicológicas que está dejando esta crisis son tremendas. Por ello, son tiempos ideales para cultivar valores esenciales como la COMPRENSIÓN y la UNIÓN. Porque cuando nos damos cuenta que lo que no depende directamente de nosotras puede desmoronarse, no nos queda más remedio que agarrarnos a nuestra verdadera seguridad, esa que sale de nuestra más pura esencia. ¿Tiene sentido?

Yo estoy dispuesta a poner toda mi intención en aportar lo mejor de mí en esta fase tan incierta, confusa e insegura. Es desde el único lugar que siento que soy útil a mi entorno, a mis relaciones, a mi mini mundo.

¿Sabes?, en muchas ocasiones nos vemos desbordadas emocionalmente y entramos en una espiral de sufrimiento porque necesitamos salir de nuestra mente limitada y cargada de creencias. Y sobre todo, necesitamos dejar de juzgar y empezar a practicar la comprensión profunda hacia lo externo, nuestro entorno y los demás.

¿Qué es la comprensión profunda?

La comprensión profunda es un valor esencial si queremos vivir y relacionarnos con lo que sucede desde la unión y el amor, y no desde la separación, el conflicto y la lucha.

La comprensión profunda es mágica porque es la antesala de la aceptación. Es el puente hacia la liberación de pretender que lo externo cambie. Aceptar lo que no depende directamente de nosotras nos eleva y nos conecta con nuestra sabiduría.

No hay nada que nos haga sufrir más que resistirnos a lo que es. Esta idea de querer que las cosas o personas sean diferentes es lo que nos irrita, nos enfada, nos entristece, nos bloquea y nos desgasta. En definitiva, es lo que nos conduce directamente al sufrimiento.

¿Qué necesitamos para comprender profundamente?

Para comprender profundamente necesitamos conectar con nuestro corazón y empezar a mirar con los ojos del amor, la empatía y la compasión.

Necesitamos darnos cuenta de que podemos NO entender a los demás o lo que está sucediendo. Podemos NO pensar igual. Podemos opinar. Podemos no hacer o accionar. También podemos hablar o podemos callar. Podemos acercarnos o alejarnos. Pero aunque NO entendamos (mentalmente), podemos COMPRENDER (esencialmente) que cada persona habla y actúa desde su propia experiencia de vida y desde la carga emocional y mental que arrastra en su propia mochila. Quizás, si nosotras nos pusiéramos su mochila, también pensaríamos y actuaríamos igual. O quizás no. Todo un misterio.

¿Qué puede aportarte la comprensión profunda?

La comprensión profunda puede aportarte dejar de querer cambiar a los demás y que no te afecte que piensen diferente a ti. Y por lo tanto, puede hacerte sentir serenidad, paz, calma, empatía, seguridad, liberación y amor. Desde esta energía será más fácil acceder a tu sabiduría, salir de la trampa del miedo psicológico y, si decides accionar, hacerlo sin perder tu centro y equilibrio interior.

Recuerda siempre que el miedo arrastra al ser humano al juicio, a la separación y al instinto de supervivencia. El amor nos empuja a la comprensión y a la unidad. Y si no hay unidad, no hay vida. Yo creo que el mundo necesita comprensión y unidad. ¿Y tú?

Cuando seas capaz de comprender profundamente a un sólo ser humano, podrás llegar a comprender a toda la humanidad, al mundo entero. Y a ti misma.

Bonita, deseo que este post te haya hecho reflexionar sobre tu capacidad de comprender. Espero que te quedes con lo que realmente te sirva y que lo pongas en práctica en tu día a día. ¡Me encantará leer tus comentarios aquí abajo!

Eres importante para tu entorno más cercano. Eres importante para el mundo. Juntas sumamos.

Con infinito amor

Gemma

Únete GRATIS a mi lista y recibe los domingos mis CARTAS ESPECIALES llenas de AMOR y VALOR