Mujer inquieta, si no lo hiciste en su día, te recomiendo Descubrir tu propósito de vida antes de leer este post. (Clica aquí para descubrirlo ahora)

Después de definir nuestro propósito esencial es importante y vital tener una intención clara. Tu propósito te conecta con tu Ser y tu intención con el hacer y el tener consciente en tu vida.

Recuerda, un propósito sin intención no es útil ni para ti, ni para los demás, ni para el mundo. Un darte cuenta sin acción no sirve.

¿Qué es una intención consciente?

La intención es un pensamiento sobre algo que quieres conseguir y crear en tu vida, ya sea material, relacional, esencial o emocional.

Nuestras intenciones tienen como fin pasar a la acción y satisfacer nuestras necesidades esenciales para sentir plenitud. Nacen de nuestros sueños y se alimentan de la confianza en la vida.

Una intención consciente se nutre de nuestro propósito esencial y, por lo tanto, está enfocada en el bien común. Va más allá de nosotras mismas. Se crea desde el amor y sin expectativas, y genera abundancia y coincidencias. El universo se ponde a nuestro favor. Nos ayuda.

“Tú eres lo que tu deseo más profundo es. Como es tu deseo, es tu intención. Como es tu intención, es tu voluntad. Como es tu voluntad, son tus actos. Como son tus actos, es tu destino.” -Antiguo Texto Védico.

Cuando yo conecté con mi intención consciente me presenté en varios centros, instituciones públicas y en ONG´s para hacer mis prácticas de coaching y empezar a honrar mi propósito con acciones concretas.

También puse mi intención en mis talleres y sesiones, en empezar a escribir mi blog y en crear una red de mujeres inquietas.

Tener una intención consciente me ayudó a despertar mi creatividad, a sentirme merecedora, a pasar al hacer y a materializar mis deseos, sueños e ilusiones desde el amor.

Bonita, quiero recordarte que no es necesario tener un proyecto profesional o ser emprendedora para tener una intención.

Tu intención puede ser construir un hogar, colaborar con las personas más necesitadas de tu barrio o ciudad, empezar tu propio blog, fundar tu propia asociación altruista, escribir un libro, organizar el viaje de tus sueños, crear un bonito jardín en tu casa, vivir de tu pasión…

Siempre que tu intención sea consciente, venga desde la conexión con tu propósito, esté creada desde la gratitud y sin expectativas, y esté enfocada en el bien común, tendrás muchos números de que se materialice.

Pero si tu pensamiento intencionado viene desde la necesidad del ego, de tus carencias y miedos, será difícil que vea la luz. Si tu felicidad depende de que esta intención sea real, suéltala y practica el desapego.

Aquí te dejo algunas preguntas poderosas para que despiertes tu intención y añadas a tu vida acciones conscientes. ¡Vamos allá mujer inquieta!

Coge un papel y un rotulador de tu color preferido. Respira lenta y profundamente. Y responde desde tu corazón…

¿Cuál es tu propósito de vida? (si todavía no lo has descubierto haz clic aquí)

¿Qué emoción y energía se despierta en ti al conectar con tu propósito? 

¿En qué quieres y sabes que puedes marcar la diferencia?

¿Con qué intención eliges despertarte cada mañana?

¿Qué necesitas?, ¿cuál será tu primer paso?, ¿y el segundo?

¿Qué acción o acciones conscientes vas a incluir en tu agenda?

IMPORTANTE: Coloca este papel en un lugar visible de tu hogar para conectar con tu intención en cada nuevo amanecer. ¡Y anota en tu agenda tus acciones para que no queden en saco roto!

Eres una mujer completa, creativa y llena de recursos.

Vive tu vida desde el Ser, el Hacer y el Tener consciente y despiértate cada mañana con una intención.

Con amor 

Gemma