Photo by Anita Austvika on Unsplash

En cierta ocasión se reunieron todas las diosas del universo y decidieron crear al hombre y la mujer. Planearon hacerlo a su imagen y semejanza, entonces una de ellas dijo:

– Esperen, si vamos a hacer a las personas a nuestra imagen y semejanza, van a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra, debemos pensar en algo que las diferencie de nosotras. De no ser así, estaremos creando nuevas diosas. 

– Debemos quitarles algo, pero, ¿qué?

Después de mucho pensar una de ellas dijo:

– ¡Ya sé! Vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la encuentren jamás.

Propuso la primera:

-Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo.

 A lo que inmediatamente repuso otra:

-No, recuerda que les dimos fuerza, alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra una, ya todas sabrán dónde está.

 Luego propuso otra:

-Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar.

 Y otra contestó:

-No, recuerda que les dimos inteligencia, alguna vez alguien va construir una máquina por la que pueda entrar y bajar y entonces la encontrará.

 Una más dijo:

-Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra.

Y le dijeron:

-No, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien va construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todas tendrán felicidad y serán iguales a nosotras.

La última de ellas, era una Diosa que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de las demás diosas, analizó en silencio cada una de ellas y entonces rompió el silencio y dijo:

-Creo saber en dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren.

 Todas se giraron asombradas y preguntaron al unísono:

-¿En dónde?

-La esconderemos dentro de ellas mismas, estarán tan ocupadas buscándola fuera, que no la encontrarán.

Todas estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así, las personas se pasan la vida buscando la felicidad ahí fuera sin saber que la verdadera felicidad la tienen en su interior.

[separator style_type=»single» top_margin=»40″ bottom_margin=»40″ sep_color=»#e516a4″ icon=»fa-heart» icon_circle=»no» icon_circle_color=»» width=»» alignment=»center» class=»» id=»»]

Bonita, ¡cómo me encanta compartir cuentos esenciales contigo! Pienso que es una manera creativa de conectar con nuestra esencia. En los cuentos, al utilizar metáforas, podemos visualizar conceptos y ponerles imágenes para llegar a una comprensión más profunda.

¡Qué traviesas estas diosas!, ¿no crees?. Aquí te dejo algunas preguntas poderosas para que sigas profundizando en ti:

¿Qué significa para ti la felicidad?

¿Sientes que tu felicidad viene de la conexión con tu verdadera esencia?

Conecta con este momento presente, respira lenta y profundamente y siente lo que hay ahora en tu corazón. Pon tu mano en él y quédate sostenida un instante aquí contigo y tu respiración.

¿Qué se despierta ahora en ti?

¿Qué emoción sientes?

¿De qué te das cuenta?

Recuerda que en tu interior tienes todas tus respuestas y todo lo que necesitas para acceder a tu verdadera felicidad.

Con amor ♥

Gemma

[mc4wp_form id=»1495″]

Deja una respuesta