Me dispongo a escribir estas líneas conectada con este instante. Cierro los ojos. Respiro. Y me quedo aquí y ahora, aceptando la realidad de este momento mágico que inevitablemente se transformará.

Y es que la vida es una transformación constante, todo llega y todo pasa. Por ello, lo único que poseemos en esencia es el AHORA.

Todo lo demás es un ilusión mental. No existe. No es real. No es tangible.

El pasado, pasó y el futuro es incierto. El presente es sabiduría porque está cargado de realidad y verdad. Mira a tu alrededor ahora. ¿Qué estás observando, escuchando o sintiendo?

Vuelve a observar. ¿Qué escuchas, sientes y observas ahora?

¿Y en este instante?

Y ahora, ¿qué observas?, ¿qué sientes?, ¿qué escuchas?

Pienso que si existiera una fórmula para la felicidad sería vivir plenamente presentes. Sintiendo y aceptando cada momento tal como es, sin querer modificarlo ni cambiarlo. Sin pretender que pase rápido. Sin esperar que se transforme. Sin expectativas de lo que se supone que ha de ser la vida, nuestra vida.

 

“Acepta cualquier cosa que contenga el momento presente como si la hubieras elegido. Trabaja siempre a favor del momento, no contra él. Haz del presente tu amigo y aliado, no tu enemigo. Esto transformará milagrosamente tu vida.”  -Eckhart Tolle

 

La magia existe y la podemos crear, disfrutar y sentir, pero para hacerlo será necesario que salgamos de nuestra mente limitada e inconsciente y conectemos con los latidos de nuestro corazón. Porque solamente conectadas con nuestros latidos podremos ser conscientes de la magia del AHORA.

Con amor y alegría 

Gemma