Estamos en constante relación con todo y con todos. Nuestro océano interior cobra vida y sentido al compartirlo con nuestro entorno, ahí es cuando nos nutrimos y descubrimos la inmensa variedad que hay en él.

Cada ser vivo que la vida nos presenta es una nueva oportunidad para conocernos mejor, aprender y evolucionar.

“El mundo es como tú eres. Si tú eres complicado, es complicado. Si tú eres simple, es muy simple” OSHO

Mujer inquieta, todo empieza en la relación que tienes contigo misma, el mundo no es más que un reflejo de tu interior. Cada una de nosotras lo percibimos según nuestros filtros mentales y emocionales.

¿Tiene esto sentido para ti?

Con estas 3 preguntas y respuestas quiero transmitirte una dosis de claridad para comprender mejor tu forma de relacionarte contigo misma y con los demás. ¡Vamos allá!

  • ¿Qué ocurre cuando valoro y admiro algo en los demás?

Todo lo que te gusta, te encanta y amas de la otra persona, también está dentro de ti. Si puedes reconocerlo en el otro es porque está en ti, aunque no sea de forma consciente. Todo lo que valoras, admiras y te fascina de los demás está en tu interior. Si hay fascinación no hay lugar para comparaciones, competiciones o envidias.

Por ejemplo: Si valoras en tu jefa la generosidad, la valentía y la sinceridad es porque tú tienes esas cualidades y al verlas en ella e inspirarte quizás quieras potenciarlas todavía más.

  • ¿Qué ocurre cuando me irrito, me perturbo y siento rechazo por los demás?

Todo lo que te irrita, molesta o quieres cambiar en la otra persona, está dentro de ti. Puede ser que en tu interior haya algo que no aceptas del otro, un valor, una actitud o una forma de ser totalmente contraria a la tuya, o quizás eso que tanto te irrita sea un comportamiento que tuviste en el pasado o también puede ser que estés teniendo esta actitud de forma inconsciente con una tercera persona.

Por ejemplo: Si te irrita, duele y afecta que tu amiga no responda a tus mensajes lo rápido que a ti te gustaría porque piensas que tú siempre le respondes enseguida, hay un comportamiento contrario al tuyo que no aceptas y quizás de forma inconsciente estés haciendo esto que tanto te molesta de tu amiga con otra amiga, tu chico, tu hermana, tu madre…

  • ¿Qué ocurre cuando me critican, me juzgan y me rechazan?

Todo lo que la otra persona te critica o juzga, si te molesta o hiere está reprimido en ti, es algo tuyo y has de trabajarlo tú.

Por ejemplo: si convives con una compañera de piso súper ordenada y meticulosa que te juzga y critica por no ser tan ordenada como ella y te sientes profundamente herida, dolida o rabiosa es un tema tuyo. Tu trabajo interior será aceptar los valores de tu compañera, aceptarte a ti misma y aprender a gestionar tus emociones para negociar y llegar a un acuerdo desde la templanza y la armonía. Cuando hay aceptación profunda por nosotras mismas y por los demás, no nos sentimos atacadas y no hay sufrimiento, entendemos que los juicios que salen de la otra persona, son de la otra persona, no nuestros.

Todo lo que la otra persona te critica, juzga o quiere cambiar en ti sin que te afecte, no es tuyo, le pertenece a él/ella.

Por ejemplo: si tu madre te recrimina que no la llamas ni la vas a visitar a menudo, te juzga por ello, quiere cambiarte y le gustaría que te comportaras como ella quisiera pero esto a ti no te perturba ni te hace sentir culpable, es algo que tiene que trabajarse ella, no tú. Al no sentirte afectada demuestras una clara seguridad, autoestima y confianza en ti y en tu forma de vivir. Desde esta paz interior siempre puedes elegir negociar con ella el tema.

Deseo que estas preguntas y respuestas te hayan aportado claridad. En esencia los seres humanos somos espejos, no somos tan diferentes.

Todos anhelamos lo mismo.

Todos tenemos maravillosas cualidades.

Todos tenemos áreas en las que mejorar.

Todos hemos cometido fallos.

Todos hemos logrado cosas.

Todos hemos tenido alguna conducta tóxica.

Todos hemos comprendido, perdonado y ayudado a alguien.

Bonita, si tienes una excelente relación contigo misma y aceptas tanto tu luz como tu oscuridad, nada externo podrá irritarte ni perturbarte.

Lo que ves en mí, está en ti. Lo que veo en ti, está en mí.

Con amor

Gemma

PD: ¿Te gustaría mejorar la relación que tienes contigo misma y con los demás?  contáctame aquí y cuéntame, estaré encantada de explicarte todo lo que puedo ofrecerte. ¡Te espero mujer inquieta!