Eduardo Galeano (Montevideo, 1940 -2015) escritor y periodista uruguayo

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de casarnos, después de tener un hijo y entonces después de tener otro. Entonces nos sentimos frustrados porque los hijos no son lo suficientemente grandes y que seremos más felices cuando lo sean.

Después de eso nos frustramos porque son adolescentes (difíciles de tratar). Ciertamente seremos más felices cuando salgan de esta etapa. Nos decimos que nuestra vida estará completa cuando a nuestro esposo (a) le vaya mejor, cuando tengamos un mejor carro o una mejor casa, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando estemos retirados.

La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que ahora. Si no es ahora, ¿cuándo? Tu vida estará siempre llena de retos. Es mejor admitirlo y decidir ser felices de todas formas. Una de mis frases: “Por largo tiempo me parecía que la vida estaba a punto de comenzar. La vida de verdad”. Pero siempre había algún obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin terminar, tiempo por pasar, una deuda que pagar. Sólo entonces la vida comenzaría. Hasta que me di cuenta que esos obstáculos eran mi vida. Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino a la felicidad.

La felicidad “es” el camino; así que atesora cada momento que tienes y atesóralo más cuando lo compartiste con alguien especial, lo suficientemente especial para compartir tu tiempo y recuerda que el tiempo no espera por nadie… así que deja de esperar hasta que bajes cinco kilos, hasta que te cases, hasta que te divorcies, hasta el viernes por la noche, hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno o hasta que te mueras, para decidir que no hay mejor momento que este para ser feliz… ¡la felicidad es un trayecto, no un destino!

Mujer inquieta, me siento emocionada en compartir contigo este texto del gran Eduardo Galeano. Lo leí hace ya algunos años y desde entonces siento una profunda admiración por la sabiduría y la profunda humanidad de este hombre.

Deseo que te haya inspirado a vivir el presente abrazando todo lo que hay ahora en tu vida. Sé que cuando hay adversidades cuesta (y mucho!) pero depende de ti misma aprender a conectar con tu esencia, aceptar la realidad de lo que hay y no esperar a que las cosas cambien o sean diferentes para sentirte plena y feliz.

Pensar que en el futuro está nuestra felicidad es una ilusión, es una expectativa, es irreal. 

Para, respira y siente. La vida es AHORA.

Con amor 

Gemma

PD: ¿Quieres dar el primer paso para conectar con tu esencia? contáctame aquí y cuéntame, estaré encantada de explicarte todo lo que puedo ofrecerte. ¡Te espero mujer inquieta!