Bonita, tu cuerpo está constantemente dándote señales y mensajes, vivir desconectada de él hará que cada vez te grite más fuerte y que sus alertas sean más significativas.

De chiquititas vivíamos conectadas con nuestro cuerpo a través de nuestros instintos y sentidos y a medida que fuimos creciendo y nos fuimos haciendo adultas empezamos a perder esa conexión tan necesaria.

Una fantástica noticia es que siempre estamos a tiempo de recuperar esta conexión con nuestro instinto corporal, ¿qué te parece?

Podemos re-conectar con nuestro cuerpo:

  1. Mediante la quietud, la respiración, el silencio y nuestros sentidos

  2. A través del movimiento, el ejercicio y nuestra postura corporal

  3. Cuestionando todo lo que pensamos y creemos

Tu cuerpo puede estar hablándote y dándote mensajes mediante bloqueos, falta de energía, inestabilidad, estrés, mareos, alergias, erupciones en la piel, contracturas musculares, digestiones pesadas, migrañas, tensión en la mandíbula, dolor menstrual…

Nuestro sistema inmunitario está afectado por nuestras emociones, todos tenemos el poder de enfermarnos y de sanarnos.

Buscar las respuestas de tu malestar en el exterior hará que desconectes cada vez más de tu instinto y esencia. Tu cuerpo está programado para autocurarse a sí mismo.

Mujer inquieta, la ciencia es necesaria y maravillosa pero es imprescindible hacer también un trabajo interno a nivel de esencia, emociones y pensamientos.

¡Tengo una propuesta para ti!

Deja de preguntarte ¿Por qué me pasa esto a mí? una pregunta que te lleva a la queja, al enredo mental y a buscar respuestas inútiles y empieza a cuestionar lo que sientes mediante estas poderosas preguntas:

  • ¿Para qué estoy sintiendo ahora esto?

  • ¿Qué información hay detrás de esta molestia?

  • ¿Qué mensaje me está dando mi cuerpo en este momento?

  • ¿Qué significa para mí esta falta de energía/estabilidad?

  • ¿Qué me quiere decir esta contractura/alergia/tensión/migraña?

Estas preguntas te ayudarán a reflexionar, a profundizar en ti y a descubrir nuevos mensajes y posibilidades.

Recuerda parar, respirar, escucharte, sentirte y moverte. Tu manera de caminar, respirar y tu postura corporal dicen mucho de ti y de tu estado interior.

Conócete mejor a través de tu cuerpo, es tu mejor herramienta, es tu mejor tesoro.

Con amor 

Gemma

PD: ¿Quieres que te acompañe a conocerte mejor a través de tu cuerpo? Contáctame haciendo clic aquí y cuéntame cuál es tu situación actual. Yo puedo y quiero ayudarte.

[mc4wp_form id=»1495″]

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Eva

    Una persona muy cercana a mi tenía, en un momento dado de su vida, las defensas tan bajas que no era posible administrarle la quimioterapia que necesitaba. Solo cuando fue a terapia y superó una depresión que no era consciente que tenia, su cuerpo empezó a dar respuestas inmunológicas y pudo superar su enfermermedad de cáncer. Desde la terapia hasta la subida de defensas solo pasó un mes!

    1. gemmapanades

      Así es, el trabajo interior es imprescindible para una sana gestión emocional, mental, espiritual y física, este es el orden: de dentro a fuera. Eva, mil gracias por compartir esta potente experiencia. Un fuerte abrazo <3

Deja una respuesta