IMG_20171221_151334

La mujer Estrella de este mes es Yoli Ferrer, una bonita mujer a la que conocí en uno de mis primeros talleres de Tus 8 Espacios.

Yoli marca un antes y un después en la vida de cualquier persona. Es divertida, profunda, humana y muy amorosa. ¡Es un tesoro!

Después de ese primer taller en el que hizo un clic interior, iniciamos un proceso de coaching personal juntas; fue entonces cuando tuvo claro que quería aprender, formarse, ser coach y vivir de su pasión. Todo un ejemplo.

Recientemente ha terminado la formación acreditada y certificada en nuestra Escuela IMPACTA.

Y aquí la tenemos; se ha convertido en una Coach potente, consciente, segura y con unas ganas tremendas de aportar al mundo todo su impacto y esencia.

¡Aquí te dejo el enlace a su Facebook e Instagram para que la conozcas más y mejor!

https://www.facebook.com/yoliferrerlifecoach/

https://www.instagram.com/yoliferrer_lifecoach/

Recientemente Laura Molina, co-creadora y formadora en la escuela IMPACTA y Yoli han estado invitadas en el programa Incorporació Immediata de IB3 Radio dedicado a la profesión del Coaching.

¡Ya verás todo lo que aprenderás sobre el coaching, es súper interesante! Escucha aquí el programa (en catalán): https://goo.gl/O8K5Lf

Y no me enredo más… aquí tienes la reflexión que ha escrito la mujer y coach estrella de marzo. ¡Disfruta e inspírate!

Gemma me propuso presentar un testimonio mío como mujer estrella y había estado dándole vueltas a esta idea, no sabía muy bien sobre que escribir o que quería plasmar en estas letras. De repente, siguiendo su consejo de que no pensara demasiado y que lo sintiera desde mi esencia, me vino a la mente uno de los días más felices que recuerdo de mi vida, un día que fue revelador para mí en muchos sentidos.

Caminaba como cada día hacia el trabajo, y llevaba los cascos puestos con esa musiquita que tanto me gusta, pero al llevar ya un rato caminando me di cuenta que desde que había salido de mi casa había sonreído como 10 veces, y eso que el trayecto no es demasiado largo. Junto a mí había pasado un perro súper simpático que me vino a saludar, el sol era maravilloso y me acompañó todo el camino, un mirlo posado desde una rama me deleitaba con su presencia, una mujer al verme sonreír y cruzarnos también sonrió…..y en ese preciso instante fue cuando tomé consciencia de que por fin VIVIA!!

Me había pasado 40 años “viviendo” sin sentir, con prisas, con agobios y ansiedades, viviendo algo irreal y que no me hacía sentir feliz. Vivía demasiado deprisa y sin saborear cada momento, no eran perceptibles para mí.

Me di cuenta que vivo cada vez que respiro, pestañeo, sonrío, lloro, doy los buenos días en la panadería, paso más tiempo con mi hijo, cuando me duermo plácidamente en el sofá sin pensar en las miles de tareas que tengo pendientes por hacer, cuando estoy con mis perros y me regalan su amor incondicional, y cuando me voy a dormir abrazada a mi marido.IMG_20171221_150759

A veces creemos que vivimos con plenitud, pero simplemente es como si estuviéramos de pasada, parece que esos pequeños grandes momentos ya no son relevantes, vivimos por y para trabajar, para alcanzar objetivos, expectativas de los demás, pero no nos detenemos a respirar, sentir, a ser felices….en definitiva a VIVIR.

Dediquemos un tiempo cada día en contemplar todo lo maravilloso que hay a nuestro alrededor, sonreír y dar los buenos días a personas aunque no las conozcamos, pasear, sentir el sol en nuestro rostro, ayudar a alguien que lo necesite, en realidad en los pequeños gestos está la felicidad, está la vida y puede ser que no podremos cambiar el mundo entero, es cierto, pero con pequeños actos podemos hacer grandes cambios y sentir esa felicidad en nosotros mismos.

En un momento de mi vida decidí VIVIR con plenitud y SER FELIZ, de acuerdo a mis principios y valores; sé de buena tinta que no es un camino fácil, pero os puedo asegurar que hoy por fin vivo, y sobretodo fluyo con todo mi alrededor, y cada mañana doy gracias a la vida por regalarme un día más y poder disfrutarlo.

Y aquí os dejo una frase que me inspira mucho, es muy sencilla pero que me llegó a lo más profundo:

“LA FELICIDAD ES INTERIOR, NO EXTERIOR; POR LO TANTO NO DEPENDE DE LO QUE TENEMOS, SINO DE LO QUE SOMOS”

¿Tienes una historia de vida que merece ser contada?

¿Sientes que tu experiencia puede ayudar a otras personas?

Si es así, escríbeme ahora a mail@gemmapanades.com y cuéntame lo que quieras. ¡Respondo siempre!

Con amor

Gemma

PD. ¿Quieres formarte con nosotras en nuestra Escuela IMPACTA? ¿Te gustaría adueñarte de tu impacto natural y liderar tu vida? Entra ahora en nuestra web IMPACTA y descubre nuestra metodología.