IMG_1283

Ya estamos en la recta final del año y hoy te escribo con una chispa especial porque estoy abriendo el bote de los deseos del 2017 y rellenando mi nuevo tarro con mis deseos para el 2018. ¡Un ejercicio lleno de permiso y sorpresas que me encanta hacer cada año!

Parece mentira que hayan pasado 12 meses desde que escribí ilusionada lo que quería pedirle al universo y lo que estaba dispuesta a pedirme a mí misma, porque amiga, cuando deseamos desde nuestro corazón no estamos haciendo otra cosa que darnos permiso para soñar, para confiar en la vida y en el universo y sobre todo para creer que podemos conseguirlo.

Y si creemos que podemos conseguirlo, creamos posibilidades para ello, nos ponernos en marcha y empezamos a hacer cosas diferentes en nuestras vidas.

PERMISO – SOÑAR – CONFIAR – CREER – HACER – CREAR

¿Qué te parece?, ¿Tiene sentido?

Si yo quiero cambiar de trabajo, viajar a la India o compartir mi tiempo con una persona bonita, mi energía y mis acciones tendrán que ir enfocadas a ello.

Si quiero patatas, tendré que plantar patatas, no zanahorias.

Con este sencillo ejercicio podemos darnos cuenta de muchas cosas, aquí te dejo algunas preguntas poderosas para que reflexiones sobre ti misma:

¿Cuánto permiso te das para soñar?  (del 1 al 10)

¿Qué significa para ti confiar plenamente en la vida y en el universo?

¿Sientes que eres una mujer merecedora?

¿Crees que puedes conseguir lo que te mereces?

¿Cuánto de comprometida estás para empezar a hacer cosas diferentes en tu vida? (del 1 al 10)

¿Estás dispuesta a creer para crear?

Y ahora, después de reflexionar ¡te toca a ti rellenar tu tarro!

IMG_1284

Aquí van mis deseos para el 2018 ¡Yupi!

“La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante”. Paulo Coelho

Te recuerdo los pasos a seguir, también puedes leer aquí un antiguo post en el que te doy algunos consejos para rellenar tu bote mágico:

  1. Busca un tarro chulo y creativo, puedes decorarlo tú misma, ¡disfruta!
  2. Escribe en varios papelitos tantos deseos como quieras, ¡hazlo con alegría!
  3. Siéntete merecedora, permítete visualizar y a la vez sé específica, ¡sueña!
  4. Dóblalos y mételos dentro, hazlo con mucho mimo y amor, ¡quiérete!
  5. Tapa el bote, guárdalo y olvídate de él hasta el año que viene, ¡qué emoción!

Desea desde tu corazón, desde lo más profundo de tu ser.

Desea dando las gracias por todo lo que ya tienes y por todo lo que vendrá.

Desea sin expectativas, disfrutando de todo lo que llegue y aceptando lo que no.

Nunca dejes de desear por miedo a no conseguirlo. Dejar de desear es dejar de soñar, dejar de soñar es dejar de vivir.

Te deseo unas fiestas dulces, amorosas y sabrosas ¡te las mereces!

Con amor,

Gemma

PD.  Recuerda que puedes leer el post del año pasado haciendo clic aquí, en el que te doy algunos consejos para rellenar tu bote mágico.