Este experimento navideño el año pasado me tocó el corazón, eran las primeras navidades después de la muerte de mi madre y después de ver este vídeo decidí hablar con toda mi familia y cambiar mis regalos materiales por regalos esenciales y experienciales.

Este año por supuesto he repetido y no he comprado nada, y aunque yo si voy a recibir regalos materiales, me encanta ver el disfrute que hay en dar y recibir regalos sean comprados o no, porque la intención que hay detrás de cualquier regalo (material o esencial) siempre es dar Amor.

¡NO DEJES DE VER EL EXPERIMENTO!

 

Con amor

Gemma