cosas-que-las-mujeres-odian-de-sus-cuerpos-y-a-los-hombres-les-gustan-2642a1c0Escribir sobre el espacio del Cuerpo me resulta algo difícil, es como si por instantes mi mente racional tomara verdadera conciencia de la cantidad de información inútil referente al físico, que he recibido desde mi infancia. Quizás a ti te pasa lo mismo.

Nos han vendido e inculcado muchísimos patrones de lo que se supone que ha de ser la belleza y los cuerpos “perfectos” y nos hemos olvidado que la verdadera belleza no requiere de perfección ni de patrones, ni de nada de eso.

Yo disfruto de mirar a los ojos de las personas, observar su brillo, sus gestos y su energía, escuchar su voz, dejarme contagiar por su sonrisa, admirar su estilo personal, su peinado, notar su olor…. para mí una persona es bella cuando me hace sentir, y eso no requiere ningún tipo de esfuerzo. Eso requiere ser natural, ser uno mismo.

A mi me gusta decir que nuestro cuerpo es nuestro contenedor y todos, absolutamente todos, queremos que ese contenedor nos aguante hasta el final, de nada nos sirve nutrir nuestra alma, gestionar nuestras emociones, potenciar nuestra intuición, crear bonitas relaciones, darnos placer, despertar nuestra creatividad y cultivar nuestra mente si descuidamos algo tan preciado como es nuestro cuerpo.

Si eres una persona que quiere potenciar su cuerpo, sigue leyendo, te voy a dar 8 recomendaciones  para que empieces a adorarlo y sentirte así más auténtica, libre, cómoda, atractiva, bella y feliz.

La verdadera belleza la irradiamos desde nuestro interior, y para sentir plenamente esa belleza interna debemos empezar por mimar, cuidar, gozar, amar y adorar nuestro cuerpo. Es nuestro espacio vital, es nuestro altar.

El atractivo de una persona sale de su alma y se siente en su carisma, su personalidad, su feeling, su energía, su química o como queramos llamarlo, pero para sentir nuestro interior es necesario activarnos, movernos y tomar conciencia de la totalidad de nuestra persona. Desbloquear todo nuestro Ser, empezando por nuestra piel, nuestras ariculaciones, huesos, músculos…. hasta llegar a nuestro centro.

Deja de pensar en como te ven los demás, eso no es importante, lo verdaderamente importante no es como eres, sino como te ves a ti misma y sobre todo como te sientes contigo misma. Eso es lo que específicamente transmitirás a los demás.

la foto(12)Potenciando nuestro cuerpo estamos cuidando de los demás espacios de nuestra persona, nos estamos dejando sentir y ser.

Aquí tienes 8 recomendaciones para empezar a potenciar más este espacio y equilibrar así todos los demás:

  • Activa y mueve tu cuerpo de la manera que sea, corre, camina, apúntate al gym, a clases de yoga, de padel, de zumba, a natación, olvídate del coche y cómprate una bici, sube y baja escaleras, haz el amor, no hay excusas, hazlo y estarás activándote al completo, notarás tu corazón y tu alma. Mover tu cuerpo es mover tus emociones. Es honrarte. Es quererte.
  • Recibe un masaje, si no puedes o quieres pagar a un masajista, pídeselo a tu pareja, a un amigo, a tu hija, a tu madre, a tu hermano o a tu vecina…. haced un intercambio de masajes. Recientemente estuve en un curso de coaching corporal y algo que me impactó muchísimo fue la dinámica de los masajes, nos masajeamos los cuerpos los unos a los otros, fue precioso. Te mereces ser acariciado sin ningún objetivo y notar en tu piel la sensibilidad de otras personas. Estarás relajándote, conectando desde tu cuerpo y potenciando tu intuición.
  • Baila, baila y baila!! está más que demostrado que el baile es el mejor ejercicio que existe, mover tu cuerpo al ritmo de la música es súper transformador y para eso no necesitas saber bailar, solo necesitas chispa y ganas. Bailar reduce el estrés, la ansiedad y aumenta la felicidad. Escuchar tu música favorita y mover la cabeza, un pie o las manos, ya es bailar! Empieza a hacerlo durante 5 minutos al día, despiértate con música, ve de camino a la ducha y vístete moviendo tu cuerpo. Empieza ya y notarás como tus emociones y energías se renuevan.
  • Acaríciate a ti misma, siéntete, goza, exprímete y disfruta. El placer llama al placer, si te permites este espacio estarás más conectada con tu esencia y además te sentirás llena de libertad, súper atractiva, aliviarás molestias físicas, liberarás oxitocinas y endorfinas, estarás de mejor humor y con muchas más ganas de compartir todos los demás placeres con los demás. Encuentra el modo y la manera de acariciar tu cuerpo como más te guste, experimenta por todos tus ricones. Mímate.
  • Disfruta de un buen manjar, nutre tu cuerpo de manera especial. La dieta que elijas será fantástica porque será la tuya, no le des demasiadas vueltas. ¿Qué te gusta? ¿Qué te sienta bien? ¿Cuáles son tus valores? nadie mejor que tú misma sabe cual es la comida que digieres mejor y la que realmente te sienta bien. Tu cuerpo está dándote señales constantemente, no lo ignores y escúchalo. Haz una lista de los alimentos con los que quieres nutrirte y los que deseas degustar, y en base a ello haz la compra.
  • Escoge tu postura corporal, sí, sí, tienes el poder de elegir como quieres salir a la calle, como quieres caminar y verte a ti misma. Ponte delante del espejo y pruébate varias posturas, explora como te sientes con cada una de ellas, te aseguro que te sorprenderás, ¿cómo ha cambiado tu energía con cada una de ellas? ¿con cuál te quedas? No te arrugues, no te escondas, saca pecho y lúcete!
  • Renueva tu vestuario, date uno o varios caprichos, sal y cómprate algo que te haga sentirte estupenda y divina. A todos nos gusta en mayor o menor medida adornar nuestro cuerpo con unos nuevos zapatos, o ropa interior sensual, un jersey agradable, una camiseta chula, unos vaqueros sexys, unos pendientes, un perfume, un nuevo carmín de labios…….Hoy en día tienes opciones para todos los gustos y todas las posibilidades económicas. Siéntete merecedora de hacerte un regalo. Ilusiónate y brilla. Estarás potenciando también tu creatividad.
  • Hazte un chequeo anual, cuida de tu salud, no esperes a encontrarte mal y a perderla para valorarla. Visita a tu médico mínimo una vez al año para una revisión y una analítica, si eres mujer, por supuesto no descuides acudir a tu ginecólogo. Observa físicamente tu cuerpo por si ves manchas o cambios significativos, también pálpalo para revisar si hay algún bultito, sobre todo en tus pechos y zona de las axilas. No hagas como si no sintieras tus síntomas físicos y las sensaciones, tu cuerpo te habla constantemente, entabla una bonita relación con él. Hazle caso. Quiérelo. Quiérete.

Comparto contigo este video musical de Leonard Cohen “Dance me to the end of love”, a mi me ha conectado mucho con mi sensibilidad, el movimiento, el roce, las caricias, la conexión y el ritmo, me he sentido conectadísima con mi cuerpo. Y a ti? ¿con qué te conecta esta melodía, esta fotografía y este baile?

Me despido de ti con esta sentida frase que vi el otro día en  facebook “Cuando tocas a alguien, nunca tocas sólo el cuerpo. Tocas a la persona. En ese cuerpo está toda la historia de su existencia. Cuando tú tocas un cuerpo, tocas un templo”

Un abrazo muy muy sentido,

Gemma

PD1. Ya sabes que me encantará leer tus comentarios un poco más abajo! gracias 😉

PD2. Te recuerdo que en Palma de Mallorca, imparto unos talleres geniales para personas geniales, enfocados en  los 8 Espacios de tu persona. Si te apuntas conseguirás aumentar tu seguridad, ponerte en marcha, hacer algo diferente, inspirar a otras mujeres y divertirte. ¿Qué te parece? Llámame al 686823955 o mándame un correo a mail@gemmapanades.com para inscribirte!

Y si quieres unirte a mi lista…. rellena este formulario