"Llegué a la sesión entusiasmada, con muchísimas ganas de empezar. Me sentía como si Gemma fuera mi Sherlock Holmes particular que me iba a ayudar, con cada sesión, a buscar y a profundizar en mis tesoros ocultos. Qué ilusión buscar tesoros con ella! toda una aventura. Nada más verla, no me pude contener y le solté casi sin dejarla hablar, la única preocupación que me tenía comida la cabeza desde hacía días. Y como siempre por arte de magia, tras sus profundas y sabias palabras, desapareció mi preocupación y afloraron sentimientos de mucha seguridad, de amor y de dejar fluir. Qué tontas somos al preocuparnos por cosas que cuando las relativizas, ¡te das cuenta de que no hay de qué preocuparse! no hay tal problema, todo está bien en tu mundo, sólo depende de la perspectiva y del enfoque con que lo mires y de la actitud que adoptes. Y así poquito a poco fuimos profundizando en mí misma. Gemma es estupenda, tiene una capacidad impresionante para relacionar conceptos y sacar lo esencial, extrayendo las pautas que en ese preciso momento necesito descubrir y profundizar. Mi primera sesión de coaching me pasó volando, tanto que me quedé con ganas de escucharla más, de pasar más horas con ella. Y me fui con una mochila cargadita de ganas de trabajar en las tareas que me ha recomendado (¡me encantan!) y de emociones como ilusión, esperanza, alegría y mucha confianza en mí misma."