zona de confort

Hace unas semanas, iba en el tren relajada y feliz rumbo a Barcelona, después de vivir tres días en Madrid de formación Impacta en Ribes&Casals, una empresa tradicional a la vez que exquisita que no deja de innovar en formación para sus maravillosos empleados.

Respiro profundamente, observo el paisaje y agradezco lo mucho que me aporta mi profesión, me esperan casi tres horas dedicadas a reflexionar, sentir y escribir. Me encantan estos momentos llenos de inspiración solo para mí.

Hace ya más de un año que mi socia Laura Molina y yo empezamos a materializar nuestro proyecto Impacta. Juntas co-creamos nuestro sueño desde nuestra alegría, ganas y pasión por la vida.

La Escuela Impacta nació de manera natural, surgió de la esencia de dos mujeres que tuvieron el valor de intentar algo nuevo. Dos mujeres que salieron de su zona de confort y se enfrentaron a sus propios miedos sin perder de vista en ningún momento sus sueños.

¿Qué es la zona de confort?

Nuestra zona de confort es ese lugar en el que nos sentimos protegidas, cómodas y arropadas. Tan arropadas que podemos convertirnos en meras observadoras de nuestra propia vida.

Esta zona donde nada nuevo sucede es un sitio que nos sabemos de memoria, nos lo conocemos tan bien que sin darnos cuenta podemos empezar a vivir con el piloto automático puesto y convertirnos en robots humanos.

Este lugar no nos permite crecer. Es paralizante, la energía no fluye y la creatividad desaparece. Aquí llega un momento en el que la apatía, la desmotivación o incluso la depresión pueden ser inevitables.

Sé de lo que te hablo, lo he experimentado en mí y lo he visto en cientos de personas a las que durante estos años he acompañado a salir de su zona de confort, entrar en su zona de aprendizaje, pasar por la zona de pánico y volar por su zona mágica.

Realmente cuando una persona me contacta para realizar un proceso individual de coaching o para inscribirse en uno de mis cursos de Tus 8 Espacios es porque su fuerza interior le está empujando hacia sus sueños. Ya está buscando, curioseando y quiere aprender ¡ya está saliendo de su zona de confort!

Aquí te explico brevemente las cuatro zonas para que reflexiones y tomes conciencia de en qué zona estás tú:

Zona de confort: Lo que ya conoces, tus hábitos, tus rutinas, tus conocimentos, aptitudes y habilidades.

Zona de aprendizaje: Nuevas experiencias,  nuevas sensaciones, búsqueda, crecimiento, desarrollo personal y profesional.

Zona de pánico: Miedos, al que dirán, a hacer el ridículo, a fallar, dudas, “y si me sale mal”, inseguridades.

Zona mágica: Cosas maravillosas, posibilidades infinitas, poder, creatividad, retos y sueños cumplidos.

¿Qué se está despertando en ti ahora? ¿En qué zona te encuentras?

Te recomiendo este vídeo. Lo vi hace algo más de 3 años cuando decidí dar un giro a mi vida, alquilar mi negocio de pan y pasteles, formarme como coach y emprender mi nuevo proyecto. Realmente fue muy clarificador para mí porque entendí perfectamente por lo que estaba pasando. ¡¡Disfrútalo!!

Deja de esperar que las cosas pasen, sal ahí fuera y haz que pasen. Te mereces soñar, arriesgarte, aprender y volar.

Volar bien alto.

Un abrazo y mucho amor.