9462dc8b3acec25de3b125295b200b28Desde hace más de 2 años voy cada quince días a impartir mi  Curso Tus 8 Espacios – Plenitud a cuaquier edad en la Llar d´avda. Argentina – Consell de Mallorca, un lugar rebosante de personas maravillosas con muchísimas ganas de relacionarse, aprender y divertirse.

Ir a compartir momentos, reflexiones, experiencias, conciencia y amor con estas personas me llena el corazón de Ilusión y de Plenitud.

Tina, una mujer llena de sabiduría dijo en la última clase: “Una persona sin ilusión está medio muerta”. Al instante se creó un profundo silencio y de repente la energía del grupo cambió. Entonces aprovechamos para co-crear la sesión  con esta pregunta:

¿Cuánta ilusión hay en tu vida?

En la sala se creó un ambiente chulísimo lleno de recuerdos, lágrimas y sonrisas con todas las ilusiones compartidas: “salir a pasear, mirar el mar, cocinar, estar con mis nietos, organizar fiestas en casa, reunir a los míos, ir a la ópera, cuidar a los que lo necesitan, cantar, salir a bailar, escuchar música, pintar, hacer empanadas con mi hija, venir a este centro, viajar, estar con mis amigas, ayudar a mi hermana…”

Y es que varias de las mujeres que habían sufrido en algún momento de su vida una depresión/crisis existencial coincidieron en que realmente la sensación que tuvieron en esa etapa carente de ilusión era la de “Estar medio muertas”.

Timothy Ferriss en su libro “La semana laboral de 4 horas” dice: “Ilusión es el sinónimo llevado a la práctica de Felicidad y es precisamente lo que deberías aspirar a conseguir. La ilusión es el curalotodo.”

Timothy defiende que lo contrario de la felicidad no es la tristeza, sino el aburrimiento. Igual que lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia.

¿Qué te parece? ¿Cuántas veces has llorado y reído a la vez? Llorar de alegría y reír de pena, estar feliz y a la vez sentir nostalgia.

Nuestra Plenitud va más allá de la felicidad, es un estado que no depende de estar feliz o triste.

Cuando sentimos Plenitud estamos conectados con nuestra Esencia más pura, con nuestro Amor y con lo que es realmente importante para nosotros. Nos sentimos plenos, brillamos y transmitimos nuestro impacto de forma natural, sin esfuerzo.

Desde este estado de plenitud es posible vivir intensamente todas las emociones que sentimos, tanto de alegría como de tristeza y, además disfrutar de ello.

Es posible acompañar a las personas durante los momentos delicados de su vida, sentirnos tristes y a la vez disfrutar de estar a su lado desde la aceptación, nuestra compasión y nuestro amor más puro. Sentir Ilusión por ser útiles a los demás aún en los momentos de tempestad, esto es Plenitud.

 

Hoy comparto contigo este vídeo de Walter, un perro lleno de entusiasmo, pasión e ilusión que corre hacia su objeto de deseo. ¡Todo un ejemplo! ¿no crees?

Y a ti ¿Qué te haría correr con la ilusión de Walter? 

Te animo a que hagas una lista de todas esas cosas, acciones, personas y lugares que despiertan en ti ilusión, placer y entusiasmo.

Sí, sí!! corre como si no hubiera un mañana y apasiónate. Conecta con tu Esencia y contagia toda esa energía que desbordas cuando te ilusionas.

Me despido de ti con esta frase motivadora de Walter Riso “Si no ardes por algo o alguien, si nada te sacude hasta el alma, si apenas te llega el entusiasmo, vas mal, algo te detiene. Vives a medias.”

Yo paso de vivir a medias ¿y tú?

Un abrazo lleno de ilusión y amor

Gemma