la foto(14)En el anterior post te adelanté sobre lo que iba a escribir hoy: el maravilloso y a la vez enredoso Espacio de la Razón.

Aquí y ahora nos sumergiremos en tu mente calculadora, llena de opciones, alternativas y decisiones conscientes, donde está tu YO lógico, racional, lleno de conocimiento y donde también vive tu YO crítico, aguafiestas y patético, lleno de dudas, miedos y creencias limitantes.

¿Qué te parece?

Ya sabes que todo lo que te cuento lo hago desde mis propias experiencias personales, lecturas y prácticas de coaching, por ello es muy importante que no des nada por hecho y que tú mismo/a experimentes, pruebes y reflexiones sobre lo que a ti te sirve.

Si en el anterior post(haz clic aquí para leerlo), te hablaba de tu YO creativo, tu parte soñadora, inocente y llena de visiones mágicas, hoy te hablo de tu YO lógico y terrenal. En esta faceta conectamos con la realidad, la objetividad y el análisis. Estudiamos las opciones y tomamos decisiones conscientes.

A modo personal te diré que si yo estoy mucho rato “barajando opciones y escogiendo” me enredo y me pierdo lo que realmente me importa.

También quiero expresarte que conectada con mi YO lógico soy muy práctica, muy simple y enormemente fácil. Desde aquí mis decisiones están enfocadas en resolver y ocuparme (no preocuparme) de las cosas/situaciones. Por ese motivo elijo tomar decisiones rápidas ya que pienso que no es útil (ni para mí ni para mi entorno) y que no me sirve de nada enredarme.

Lo importante de conectar con tu YO lógico es sencillamente tomar conciencia de tu poder y de tu enorme intelecto y capacidad para decidir, simplemente con esto ya lo estarás potenciando.

En nuestro espacio de la Razón también vive nuestro YO crítico y patético. Sí sí, seguro que tienes una estrecha y – a veces – conflictiva relación con él. Es esa faceta nuestra que nos protege tanto que no quiere que hagamos nada, nos puede paralizar, hundir, humillar e incluso maltratar.

Desde esta faceta podemos entrar en un estado de negatividad, pasotismo, quedarnos petrificados y perdernos en las creencias limitantes que nosotros mismos, nuestros padres o la sociedad nos han transmitido, y también puede que gracias a nuestro YO crítico accedamos a nuestras fortalezas, nos cabreemos, nos quitemos esa careta de víctima, conectemos con nuestra valentía y confianza y digamos “basta ya!!”.

Mi YO crítico muchas veces ha sido mi despertador, es importante para mí saber en qué momentos me habla. He de decir que cuanto más salgo de mi zona de confort y más me arriesgo, más aparece. Cuando alquilé mi negocio para dedicarme al coaching, cuando empecé a escribir, cuando publiqué mi web, cuando creo nuevos y atrevidos proyectos…. en todas estas situaciones tengo a mi YO crítico diciéndome “estás loca” “vas a hacer el ridículo” “quien te has creído que eres”…. y lo divertido de todo esto es que cuanto más me dice estás cosas más sé que lo que estoy haciendo va a ir genial!! lo he comprobado!!

Nuestros saboteadores nos acechan cuando más nos expandimos, o cuando realmente tenemos tanto dolor interior y estamos con tan poca energía que se apoderan de nosotros, nos bloquean y nos impiden pasar a la acción.

Muchas de mis clientas cuando me llaman es porque están ya cansadas y agotadas de escuchar a su YO crítico, se sienten bloqueadas o paralizadas sin poder pasar a la acción hacia la vida que realmente desean, y eso les lleva un día a decir “ya está bien”, “voy a hacer algo”, “quiero ponerme en marcha”, “basta ya!!”.

Por ello, ni el YO lógico es bueno, ni el YO crítico malo, ni el YO lógico es mejor, ni el YO crítico es peor. Lo importante es, simplemente tomar conciencia del papel que juega cada uno de ellos en nuestro Espacio de la Razón, porque los dos forman parte de nuestro SER, los dos son necesarios. Está en nuestra mano reconocerlos y gestionarlos, tenemos ese gran poder.

Comparto contigo esta música barroca de Bach No.7 in G minor BW interpretada al piano por Glenn Gould, y que a mi personalmente me transporta a un estado de quietud y me ayuda a parar mi ruido mental. Quizás te guste, quizás no. Sea como sea te animo a que te pongas la música que a ti te sirva para relajarte y poner tu mente a cero. Descansa tu Espacio de la Razón con música!

Me despido con esta frase que encontré un día por las redes sociales y que me encanta “Si lo tienes que pensar mucho, es que no”

Recuerda tomar decisiones, preocuparte menos y ocuparte más, hacerte a ti mismo la vida más fácil y por supuesto, vivir a tu manera. Desde esta perspectiva de vida te aseguro que serás muy muy muy pero que muy útil a los demás y por lo tanto mucho más feliz.

Un beso enorme lleno de amor,

Gemma

¡Suscríbete a mi newsletter y serás de las primeras personas en conocer nuestra ESCUELA Impacta&FamilyCoach!! Te va a encantar!! 😉