rain_photos_21Es curioso, pero algo en lo que coinciden prácticamente todas mis clientas es en lo difícil que les resulta conectar con ellas mismas en sus momentos de soledad.

Esa “pausa” en la que no hay nada. En el que sólo estamos nosotras con nuestros 8 espacios (esencia, razón, emoción, intuición, placer, entorno, cuerpo y espacio único), en silencio, calma y paz. Ese momento en el que hacemos un escáner a todo nuestro cuerpo, a nuestras sensaciones, pensamientos y emociones.

Y ¿Por qué nos cuesta tanto hacer esa “pausa”?

Es natural, nunca nadie nos enseñó a “no hacer nada”, ni tampoco nos dijeron cómo experimentar al máximo el momento presente. Todo lo contrario, hemos crecido educados en la era del HACER…..y del TENER.

¿Has oído hablar alguna vez de minfulness?

Mindfulness significa conciencia plena o atención plena, sus orígenes provienen de la filosofía budista. Es un entrenamiento que consiste en vivir el momento presente tal y como es. Sin querer modificarlo, simplemente observándolo y aceptando lo que hay, sin juicios ni resistencias.

Te hablo de ello puesto que he empezado un curso de mindfulness que me tendrá sumergida en el momento presente durante 8 semanas. Toda una experiencia.

Cuando fluimos desde la aceptación y confiamos sin apegarnos al resultado o a lo que sucederá, estamos iniciando un baile de paz interior con nosotros mismos, nuestro entorno y la vida.

Es saber estar con lo que hay, con compasión, amabilidad, curiosidad, apertura, sin forzar, sin apegos y con plena confianza. Esta es la actitud mindfulness.

El dolor en la vida es inevitable pero el sufrimiento lo podemos gestionar si entrenamos el “no resistirnos”.

Dolor+Resistencia= Sufrimiento
Dolor+Aceptación= Serenidad interior

Es curioso, a veces estamos tan pendientes y enfocados en lo que queremos de más (experiencias agradables) o en lo que queremos de menos (experiencias desagradables) que sin darnos cuenta podemos entrar en un estado de permanente inconformismo.

Nada nos va bien, nada nos satisface y continuamente queremos más o queremos menos y, nos olvidamos de “estar” con lo que hay. Sea lo que sea. Con la realidad de nuestra vida.

Te puedo asegurar que nuestra propia transformación interior llega cuando hay aceptación y conexión con nuestro SER, porque desde esa conexión, todo tiene sentido. Todo es posible. Entonces es el momento de pasar a la acción, tomar decisiones y ponerse en marcha. De hacer las cosas conectadas con nuestro propósito personal y profesional.

Hay dos tipos de práctica mindfulness:

– La práctica formal, que consiste en distintas meditaciones , el yoga y el andar consciente.
– La práctica no formal, que es la integración de la conciencia plena en la vida diaria.

¿Cuándo fue la última vez que te duchaste sola contigo misma?

Sin pensar en tu madre, tu pareja, tus hijos, tu jefe, tu nuevo proyecto profesional, el dinero, tu socia, los problemas… sintiendo solamente el agua calentita (o fresquita) caer por tu cabeza, cara, cuello, espalda, nalgas….notando la textura del jabón, su olor, el sonido del chorro de agua, de la espuma, la suavidad de tu piel, sintiendo al máximo el momento presente. Tu único momento presente.

¿Alguna vez te has duchado sumergida en ese nivel de conciencia?

Te he puesto el ejemplo de la ducha, pero este nivel de conciencia lo puedes practicar y alcanzar al preparar la comida, pasear, hacer deporte, hacer el amor, escuchar música, crear tu proyecto, conversar, limpiar, comer, en una reunión de negocios, las sesiones con tus clientes….

Yo sigo experimentando con mi vida, mis cursos, mi persona y con mi momento presente, de cada curso al que asisto me quedo con algo especial.

Lógicamente, no estoy totalmente de acuerdo con todo lo que leo, escucho, practico o estudio. Intento sacar mis propias conclusiones, reflexiono y sobre todo, lo pruebo en mi propia rutina, mi profesión y en mi día a día.

Por eso te animo a que tú hagas lo mismo, a que te pongas en modo “pausa”, pruebes cosas distintas, experimentes y te quedes con lo que a ti te funciona. Te empujo a que si quieres emprender tu vida personal o profesional con excelencia, empieces por ti, por tu propia serenidad interior.

 ¡¡Me encantaría conocer tu opinión y tu experiencia!! ¡Nos vemos en los comentarios! 😉