lasgafas-3d-1 Como llegan unos días de fiesta en los que quizás quieras relajarte y disfrutar de una feliz lectura, me apetece recomendarte un libro que leí hace algo más de un año y que me encantó.

Hacía poco que me estaba formando como coach, viajaba regularmente a Barcelona y estaba conociendo a un montón de personas con mis mismas inquietudes, me sentía tremendamente realizada y feliz.

Era un momento de mi vida muy mágico, acababa de alquilar mi negocio y estaba iniciando una nueva y emocionante aventura. Mi primera gran aventura, te aseguro que no era nada consciente de que esta nueva aventura me llevaría a otra…y a otra…y a otra! cuántos cambios han habido en mi vida desde entonces!

Compré Las gafas de la felicidad sin buscarlo y sin tener ninguna referencia, recuerdo que estaba en el aeropuerto de Barcelona haciendo tiempo y fisgoneando en una de esas tiendas llenas de objetos, regalos, revistas, curiosidades, caramelos, libros….lo vi, lo sentí y lo compré. 

Cuando empecé a leerlo conecté muchísimo conmigo misma y con el autor, era como que sentía, pensaba, disfrutaba, olía y experimentaba lo mismo que él. Me sentí totalmente identificada con su filosofía de vida.

Me apasiona la realidad con la que habla sobre temas tan naturales como son los miedos, la enfermedad, el dolor, los celos y la muerte.

Cada una de sus letras, palabras, frases y expresiones me llenaban de felicidad y me reafirmaban en que yo no era un bicho raro, sino una mujer con las ideas claras y con una manera de ver la vida desde una perspectiva práctica, optimista y fácil.

Siempre he pensado que desde nuestra propia autenticidad, plenitud y felicidad somo útiles a los demás y al mundo. Ahora no sólo lo pienso sino que lo experimento constantemente en mí y en mi alrededor.

Por eso te animo a que cuando lleguen las adversidades naturales de la vida, te pongas las gafas de la felicidad, conectes con tus valores, con lo que es importante para ti, con tus fortalezas emocionales y saques esa bonita sonrisa para ofrecer tu brillo, amor, confianza y compasión a los que te rodean. El mundo quiere y necesita ser iluminado.

Te aseguro que serás un ejemplo para tu entorno, si tú te permites billar, las personas de tu alrededor harán lo mismo de forma innata y, todos juntos, desde nuestra Esencia iluminaremos este maravilloso mundo. ¿Qué te parece?

Ya sabes que me encanta compartir contigo la música que me inspira cuando escribo. Hoy he estado escuchando a Filomena Moretti, una guitarrista italiana que me enternece el corazón. Mi madre siempre dice que las guitarras lloran. Yo creo que lloran de pasión. ¿Y tú?

Me despido con esta frase de Rafael Santandreu: “Tratarse bien a uno mismo también significa permitirse estar “neura” de vez en cuando. Y recuerda: ¡tú puedes ser como una roca! Con amor y persistencia, tú serás tu mejor entrenador emocional.”

Un abrazo lleno de brillo, felicidad y amor

Gemma