CARTEL - TALLER DE COACHING

Es curioso. Cuando di un giro radical a mi vida y dejé mi propio negocio de pastelería para dedicarme al Coaching, dudé de si enfocar mi proyecto a conectar a mujeres inquietas con sus 8 Espacios o hacerlo enfocada en personas con trastornos mentales graves y sus familias.

Esto generó en mí muchas dudas, hoy me doy cuenta que no estaba preparada para la última opción y que mi intuición, una vez más no me falló.

Porque en estos últimos años, la vida me ha puesto en bandeja todavía más adversidades referente a este difícil y durísimo tema. He vivido situaciones extremas como hija y como madre y he aprendido a vivir el ahora, a aceptar más que nunca, a confiar y a fluir con el universo.

Hace unas semanas deseé de nuevo empezar a hacer algo relacionado con estas personas y sus familiares y, mágicamente, a los pocos días me llamaban de la Fundación Aldaba.

El resultado de la reunión que tuvimos es un taller totalmente experiencial enfocado en la totalidad de nuestra persona y adaptado a las necesidades de estas personas especiales.

Desde 1999 la Fundación Aldaba, se vuelca en prestar el máximo apoyo a personas con distintas capacidades. Se centra especialmente en aquellas cuya autonomía está más limitada y, particularmente, a la asunción judicial de cargos tutelares o a apoyar a quienes los asumen, a la protección de la infancia en riesgo y a la promoción social de personas con diversidad funcional.

La fundación vela por el bienestar de todas las personas, porque en Aldaba protegen y cuidan a los más vulnerables.

Estos son los objetivos del taller que impartiré en las instalaciones de la fundación el 10 de Julio:

-Sentir nuestras sensaciones físicas y nuestra energía corporal mediante el movimiento
-Despertar nuestra creatividad mediante la imaginación, el juego y el compartir
-Aprender a reconocer, a aceptar y a expresar nuestras emociones
-Disfrutar del momento presente, del aquí y el ahora
-Darnos cuenta de la importancia de saber tener pequeños momentos de silencio
-Conectar con nuestro brillo esencial para clarificar lo que es importante para nosotros
-Comunicarnos con los demás desde nuestro corazón

Durante el taller no faltarán los juegos, breves momentos de silencio, minivisualizaciones, reflexiones, imaginación, diversión, movimiento, posibilidad, motivación, alegría, amor, colores, brillo y magia… ¡mucha magia!

Me siento súper afortunada porque la fundación Aldaba confíe en mí y me brinde esta maravillosa oportunidad.

Me siento feliz en impartir este taller. Sin duda es otro de mis sueños hechos realidad.

Me siento agradecida y he de decir que esto significa mucho para mí, porque en cada uno de los ojos de estas personas voy a ver a mi madre, a mi hermana y a mi hija.

Hoy me siento preparada, segura y con mucho que aportar.

Un abrazo lleno de amor.

Gemma