El 2014 se nos va y, con él muchísimos aprendizajes y experiencias vividas. Ha sido un año mágico en el que muchos de mis deseos y sueños se han hecho realidad, un año lleno de retos y novedades, lleno de esperanza, ilusión y autoconocimiento.

Este año he conocido a personas increíbles que me han enseñado muchísimo y, a personas que sin conocerme de nada me han abierto las puertas y han confiado en mi plenamente. Gracias a todos de todo corazón.

Y MIL gracias a ti por estar aquí, sin ti nada de esto sería posible. Eres parte de mi sueño.

Este año he sido capaz de salir de mi zona de confort y de superar mis miedos para poder avanzar cada día un poquito más, enfocada en lo que es importante para mi.

Una zona de confort de la que sigo saliendo y, que cada vez se expande más y más. He tomado decisiones muy importantes, tanto a nivel profesional como personal y, sé que hasta los cambios aparentemente más incómodos han sido para avanzar, para crecer más como persona, porque todos esos cambios están alineados con mi propósito de vida y mis valores.

Por ello me siento orgullosa, plena, auténtica, libre y feliz.

Voy a seguir a tope, disfrutando de este camino al máximo, siempre con mi amor como bandera, sorteando los obstáculos y las piedras que me vaya encontrando, porque con cada piedra con la que tropiezo hay una nueva lección y un nuevo aprendizaje.

Queda muy poquito para que empiece el 2015 y me encantará que este año sea tal y como tú deseas, que tomes consciencia de que lo más importante eres tú, porque desde tu plenitud como mujer serás capaz de lo que quieras.

 


 

¿Y este año? ¿Cómo ha sido para ti? Contesta a estas preguntas tranquilamente y reflexiona….

¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje del 2014?

¿Y tu mayor logro?

¿Cuáles han sido los obstáculos que has tenido que superar?

¿Cómo te sientes?

Si volvieras atrás….¿qué harías diferente?

 


 

¿Has rellenado tu tarro de los deseos para el 2015?

¡Si no has hecho….todavía estás a tiempo!

1. Busca un bote vacío (YA)
2. Escribe en varios papelitos tantos deseos como quieras (permítete soñar)
3. Dóblalos y mételos dentro (con mucho mimo)
4. Tapa el bote, guárdalo y olvídate de él hasta el año que viene (qué emoción!!)

¡VAMOS! ¡A POR ELLO!

 

FELIZ 2015 :)

 

Un abrazote,
Gemma