flor en asfaltoHoy te hablo de cómo convertir tus circunstancias y adversidades en oportunidades para aprender, avanzar y crecer.  Es cierto que hay ocasiones en las que aunque queramos ver la vida de color de rosa parece que las cosas salen al revés y que todo se vuelve de color gris ceniza o incluso a veces de un negro carbón bien oscuro.

Si eres una persona con ganas colorear tu vida y quieres saber cómo convertir tus adversidades en trampolines hacia una vida con más disfrute e intensidad….sigue leyendo!

A mi me gusta decir que nuestras circunstancias no son buenas ni malas, ni mejores ni peores, son las que son y punto. Quizás lo que para mí sea bueno para ti no lo sea, y al revés. Además lo que inicialmente puede parecer algo terrible puede hacernos despertar y llevarnos a lugares mágicos a los que en circunstancias y situaciones de comodidad no hubiéramos imaginado llegar jamás.

¿Tiene esto sentido para ti?

Esta frase de Aldous Huxley me encanta “No es lo que te ocurre, es lo que haces con lo que te ocurre”

Recuerdo cuando la tan nombrada crisis económica empezó a calar hondo, yo entonces regentaba mi propio negocio de pan y pasteles en el centro de Palma.

Siempre he dicho que aquella crisis fue lo mejor que me pudo pasar aquel año. Fue el motivo perfecto para dar el giro a mi vida que siempre había soñado. La oportunidad de oro para enfocarme y hacer mis sueños realidad. Bendita crisis económica.

Cuando ya tenía alquilado mi negocio, había hecho mi primera formación en coaching y empezaba a emprender mi propio proyecto profesional se fueron sucediendo varias circunstancias dolorosas en mi vida, la dura enfermedad de las dos mujeres más importantes de mi vida y la crisis y separación de mi querido compañero de vida. Parecía que mi vida se desmoronaba. ¡Estuve a punto de abandonar mi sueño en un par de ocasiones!

Largas temporadas de reflexión en hospitales, leer, salir a correr hasta extasiarme y conectar con la naturaleza me inspiraron a vivir esas adversidades desde la Ilusión. Elegí conscientemente vivir esa etapa desde una perspectiva alegre.

Desde entonces me encanta separar las circunstancias de la vida en dos grupos:

  1. Lo que SI depende de mí
  2. Lo que NO depende de mí

1. Las circunstancias que SI dependen de nosotros son fabulosas oportunidades para avanzar. Dejemos de llamarlos problemas, la perspectiva de “tener que resolver adecuadamente algo” nos resta mucha energía y hace que nos evaluemos una y otra vez a nosotros mismos. Vamos a llamarlos “retos que la vida nos pone”, “oportunidades para aprender”, “trampolines para avanzar”…..

Si en vez de preocuparte pasas a ocuparte de lo que realmente quieres hacer, te aseguro que todo acabará por colocarse de forma natural en el lugar que le corresponde. Si crees que realmente puedes hacer algo, sencillamente actúa. Elimina las quejas y ponte en marcha.

2. Las cirunstancias que NO dependen de nosotros son las situaciones ideales para conectar con nuestra Esencia y paz interior, ya que no hay nada que podamos hacer al respecto. Si algo no depende directamente de ti y te enfocas constantemente en ello acabarás agotada, bloqueada y desmotivada.

Deja de focalizar tu energía en ello y céntrate en tí, en tu interior, eso sí depende únicamente de ti, de hecho es realmente a lo único a lo que tienes acceso siempre. Acepta, no te resistas, fluye y deja que sea la propia vida que te guíe.

Te aseguro que cuando una puertecita se cierra es porque otra puerta llena de sorpresas está por abrirse. El dolor en la vida es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

Practica la aceptación y deja de querer cambiar a los demás y todo lo que no depende en absoluto de ti, olvídate de una vez por todas de nadar a contracorriente, no tiene sentido. Te mereces flotar y dejarte llevar desde tu corazón.

Me hace mucha ilusión que mires este gracioso vídeo, a mí personalmente me inspira un montón de alegría y me hace sonreír. ¡Disfrútalo!

 

 

También me apetece compartir contigo estas dos frases que me conectan con la dolorosa etapa que viví hace unos meses.

“Acepto que en cualquier momento pueda ocurrir cualquier cosa, agradable o desagradable, no tengo preferencias, porque todo cambia. No me apego entonces a nada, me quedo en paz frente a la impermanencia de la vida” anónimo.

“Los objetivos no son promesas, son compromisos. No son deseos, son visiones. Y no soñamos y esperamos que estos sueños vengan a encontrarnos, salimos a encontrarlos. Los objetivos no empiezan en el cerebro, empiezan en el corazón” anónimo

Toma consciencia y conecta con los 8 Espacios de tu persona, tu Esencia y corazón, tu Intuición y sabiduría, tu Razón y mente lógica, tu Cuerpo y tu sensibilidad, tu Placer y disfrute, tu Entorno y tus relaciones, tus Emociones y sentimientos, tu Creatividad y tus sueños y recuerda: todo es una cuestión de actitud, desde una postura proactiva y desde la ilusión tienes el poder de transformar las adversidades y desafíos que la vida te pone en oportunidades para explorar, experimentar, crecer y vivir con más intensidad.

Todo lo que te sucede es un regalo para que aprendas a superarte y a ser más humana.

Un abrazo lleno de amor,

Gemma

P.D. Si quieres trabajar conmigo para acceder a tus 8 Espacios y potenciar la totalidad de tu persona para vivir con más alegría, aceptación e intensidad mándame un correo a mail@gemmapanades.com. ¡Te espero!