Hoy quiero hablarte de la valentía, una cualidad esencial con la que todas las personas nacemos.

Mujer inquieta, voy a inspirarte a avanzar, a superarte y a pasar a la acción enfocada en lo que es importante para ti. Quiero que confíes en tu poder innato.

Cierra los ojos, respira lentamente, conecta con tu interior y responde desde tu corazón:

¿En qué miedo de tu pasado descubriste que eras valiente?

La valentía es la capacidad de pasar a la acción aún con miedo, es sentir esa sensación de inseguridad en el cuerpo y trascenderla mediante la humildad y la confianza.

La humildad y la confianza son como dos hermanas o amigas íntimas que nos ayudan a desapegarnos del resultado y a fluir olvidándonos de “lo correcto o lo incorrecto”, “lo bueno o lo malo”, “gustaré o no gustaré”, “podré o no podré”, “seré capaz o no seré capaz”, “lo superaré o no lo superaré”, “lo conseguiré o no lo conseguiré…..”

Ser valiente es aceptar la posibilidad de que nos podamos equivocar, caer o fallar y aún así seguir adelante.

Si estamos dispuestas a salir de nuestra zona de confort, aprender, crecer y vivir nuevas experiencias, hemos de superar nuestros bloqueos internos a través de nuestra valentía y entender que la vida es un continuo aprendizaje.

Será entonces cuando descubramos una vez más que somos capaces y valientes, y que el único error que podemos cometer en este jueguecillo llamado vida es no llegar a hacer jamás lo que realmente deseamos hacer.

Pasa a la acción y haz eso que quieres hacer hace tiempo, dale la mano a la humildad y la confianza y una vez lo hagas, ríete y saluda a tu valentía.

Con amor

Gemma