Nacemos con el miedo de serie y conforme vamos creciendo, nuestros saboteadores cogen forma, estilo y color. Están tan vivos como nosotras, algunos desaparecen, otros son como nuestros compañeros eternos y otros aparecen como por arte de magia y vienen a empreñarnos cuando queremos expandirnos y salir de nuestra zona cómoda.

Recuerdo cuando era muy chiquitita, en nuestra habitación, mis hermanas y yo, teníamos un perchero con la cabeza de un payaso, tenía una cara muy graciosa, pero cuando anochecía y era la hora de apagar las luces y dormir, esa carita graciosa no me gustaba nada. Me daba miedo. Sentía que me miraba y se reía de mi.

Conforme fui creciendo el miedo al perchero desapareció, pero otros miedos fueron despertándose en mi en cuanto empecé a explorar nuevos territorios.

Los miedos son necesarios, nos protegen y nos mantienen alerta. Son nuestros aliados y vivirán con nosotras siempre, hasta el final de nuestros días.

Por eso ¡Alíate con ellos!

Solo hay una manera para que tus saboteadores no te paralicen ni bloqueen, y es tomando conciencia de tu poder innato, de tu capacidad para entablar una sana relación con ellos. Porque sabes muy bien que tienes ese poder, solamente tienes que recordar la cantidad de ocasiones en las que has superado algún desafío.

Tus saboteadores no se irán, mentalízate. El primer paso es clarificar exactamente cuáles son para saber si son infundados o no.

Cuando empecé a crear mi negocio de coaching, todo era nuevo para mi, supe que para hacerme visible tenía que empezar a hacer un montón de cosas que no había hecho en mi vida, fue entonces cuando mis miedos me acecharon con nuevas formas.

Si queremos vivir de forma plena, vibrar y sentirnos apasionadas tenemos que negociar con nuestros saboteadores para que se duerman de vez en cuando y nos permitan estirarnos y arriesgarnos.

El video que hay a continuación es un claro ejemplo de que la mejor manera de superar bloqueos es pasando a la acción, enfrentándonos a nuestros temores. Es entonces cuando llega la transformación, no hay nada que nos haga coger más seguridad y nos suba más la autoestima que lograr hacer aquello que nos asusta tanto.

 

Paradójicamente vivimos dentro de nuestra zona cómoda. Esa zona cálida que nos parece muy segura pero que es aburrida y que está llena de rutinas, unas rutinas que controlamos a la perfección. Aquí no hay novedades ni riesgos y los miedos suelen aparecer en forma de excusas o de perezas (no tengo tiempo, ya soy muy mayor, demasiado joven, nunca se me ha dado bien esto, en mi familia todos somos así….) Aquí nos encontramos tan “a salvo” que nuestra mente crea miedos imaginarios. Miedos infundados.

Pero llega un momento en nuestra vida que nos sentimos empachadas de rutina y comodidad, nos sentimos apagadas, necesitamos conectar con algo más esencial, con nuestras pasiones, nuestra creatividad, nuestro placer…. entonces, al asomarnos fuera de nuestra zona cómoda, nuestros miedos se lanzan sobre nosotras para protegernos y decirnos que estamos muy bien y muy tranquilitas. Nos quieren cerrar los ojos para que no tengamos la tentación de querer salir del todo.

Cuando elegimos arriesgarnos, explorar más allá y salir…… Buff! nos entra un vértigo increíble, sobre todo al principio. Para salir de esta zona tenemos que conectar a tope con nuestro YO esencial y empoderarnos. Desde esa capacidad y seguridad interior saldremos por la puerta grande en busca de nuestros sueños. Al salir a ese vacío inicial nuestros saboteadores aparecerán más que nunca y emplearan todas sus armas para devolvernos a nuestro círculo seguro.

Cuando yo alquilé mi negocio para formarme como coach y decidí apostarlo todo, mis saboteadores me decían: “con lo bien que estabas”, “cómo has podido complicarte la vida de esta manera”, “no serás capaz”, “estás loca”… y cuando empecé a escribir y a publicar en mi blog y redes sociales me repetían: “Vas a hacer el rídiculo”, “No sabes escribir”, “Esto no es lo tuyo”.

En definitiva…..hablar de miedos es apasionante porque nos conecta con una parte necesaria de nosotras y con la realidad de nuestra vida. Quizás seas una mujer con miedo a perder, a ganar, a arriesgar, a sufrir, a enamorarte, a perderte, miedo a querer, a conocerte, a estirarte, a estudiar, a aprobar, a suspender, al placer, miedo al rechazo, al dolor, a volar, a soñar, a experimentar, a quedarte quieta, miedo a dormir, a no saber, a callar, a gritar, a volverte loca, miedo a no ser querida, a no ser perfecta, miedo a morir, a vivir….

Tengas los miedos que tengas te aseguro que si te mantienes conectada con tu Esencia, aprenderás que la paciencia, la perseverancia y la pasión son tus mejores aliadas. Y entonces llegará un día en que las cosas mágicas empezarán a suceder, alcanzarás lo que deseas y te darás cuenta de que no hay nada imposible.

Por eso ponte en marcha ahora! elige 5 acciones que realmente te asusten, te bloqueen o te paralicen, pueden ser cosas que tienes pendientes desde hace tiempo o también pueden ser nuevas ilusiones o sueños, todo vale. Pasa a la acción ahora. Apunta en tu agenda lo que vas a hacer esta semana. ¡Vamos!

Las muros más difíciles de derribar están en tu mente y fuera de tu zona cómoda todo lo especial y mágico te espera. Tú eliges, puedes vivir tu vida desde tus miedos o puedes vivirla desde tu esencia. Es algo que solamente depende de ti.

Mientras escribía estas lineas escuchaba esta dulce melodía de Bach double violin concerto in D minor – BWV 1043 – Largo ma non tanto. Haz clic aquí para escucharla. A mi me inspira mucha ternura, vivacidad y me conecta con mi esencia.  Y a ti, ¿Qué te inspira esta melodía?

Un fuerte abrazo

Gemma

PD. ¿Quieres trabajar conmigo? Pincha aquí para descubrir mi sesión VIP para mujeres exclusivas.  Esta sesión la enfocaremos en identificar y gestionar tus miedos y saboteadores, accederás a tu Esencia, despertarás tu creatividad y potenciarás tus 8 Espacios para pasar a la acción y ponerte de verdad en marcha. Y ¡si además quieres unirte a mi lista, rellena este formulario. ¡Es gratis!! 😉