la foto 2Bienvenida a un espacio muy especial, un lugar donde las personas salen de sus zonas cómodas, y sin darse cuenta empiezan a descubrir la cantidad de recursos que tienen.

Me viene a la cabeza cuando mi padre me tiró a la piscina por primera vez, quería que yo nadara, debía tener 4 o 5 años, me lanzó y… plof…

Él estaba totalmente convencido que yo sacaría todos mis recursos y nadaría, y así fue, salí a flote y poco a poco llegué al bordillo. Esto me dio seguridad y muchísima confianza. Era muy pequeña, pero recuerdo perfectamente ese momento. tuve la sensación de que todo era posible.

Mi padre creyó en mí, yo creí en mí.

Si estás aquí leyendo estas líneas, seguramente es porque te gustaría tirarte a la piscina, quieres descubrir esas áreas de ti que están latentes, quieres saber más y vivir mejor y te has dado cuenta que eso depende en gran medida de ti.

Tu entorno necesita personas como tú, que tengan inquietudes, que quieran vivir de forma plena y que sean un ejemplo para los demás. Tú eres ese ejemplo.

Si te permites ser auténtica estarás permitiendo a los demás hacer lo mismo.

Y este es un espacio donde todas tenemos un propósito común: ser mujeres especiales, auténticas, libres y felices.

Vivamos pues, conectadas con nuestra esencia y demostremos al mundo que no sólo hay una forma de hacer las cosas, sino que cada una de nosotras tiene su fórmula y todas las fórmulas son geniales porque son las nuestras.

Vamos a eliminar creencias y romper los moldes que la sociedad nos impone, vamos a soñar a lo grande porque sencillamente, vamos a vivir a lo grande.

¿Nos acompañas? Comparte con nosotras tu opinión, tu experiencia y tu alegría por vivir.

Un abrazo,
Gemma